Sé parte del Club. Recibí todos los meses una caja de vinos seleccionados

La edad importa

<!DOCTYPE html><html><head></head><body><p>Algunas bodegas destacan en sus etiquetas la antigüedad de sus viñedos. ¿Es importante esta información? </p></body></html>

BONVIVIR

3 de agosto de 2016

Notas:

 

Alejandro Iglesias

 

Por más que no está bien visto hablar de la edad de las damas, cuando se trata de viñas nadie se avergüenza de tratarlas de viejas. Básicamente por que la vid es un planta muy longeva y al igual que en un ser humano, la edad se traduce en “conocimiento”.

 

Pero la pregunta es: ¿cuánto influye esto en la calidad de un vino? ¡Mucho! De hecho los mejores vinos suelen elaborarse con plantas con una edad mínima de cinco o siete años, tiempo que demora una cepa en adaptarse al hábitat y lograr equilibrio natural en su producción.

 

Incluso muchos viticultores consideran que durante su juventud las cepas son vigorosas y ofrecen buena producción para vinos de expresión primaria y varietal mientras que con el tiempo comienzan a sumar el componente del terroir a su expresión y con este complejidad y estilo. Justamente por esto contar con un viejo viñedo no solo asegura calidad sino también identidad.

 

Por su parte, la experiencia de los viticultores también incide en este aspecto ya que luego de haber trabajado durante muchos años un mismo viñedo logran interpretar sus necesidades. Es así que pueden llevar a cabo las tareas que mejor rendimientos y calidad aseguran.

 

¿Y cuánto puede vivir una vid? La mejor etapa de una vid es cuando promedia los sesenta años y hasta los ochenta, luego su rendimiento comenzara a disminuir mientras su calidad aumente. Por ejemplo, en Eslovenia asegurar tener la más antigua del planeta con más de cuatrocientos años de antigüedad. Lo más curioso de esta planta es que aún brinda frutos en cada vendimia.

Pero en el mundo es muy difícil encontrar viníferas tan longevas producto de la epidemia de filoxera que destruyó la mayoría de los viñedos del planeta hace un siglo. Algunas de las cepas más antiguas aún en producción se encuentran en Argentina y Chile, en algunos rincones de su geografía donde aún se cultiva en pie franco.

 

Valiosa genética. Si bien a los viticultores les gustaría poder mantener con vida sus mejores plantas por siempre, éstas son sensibles a los cambios climáticos y muchos otros factores además del paso del tiempo. Por esto mismo durante cada invierno en los viñedos se identifican aquellas plantas con problemas o bien que ya no muestran signo vitales para reemplazarlas por nuevo material. Pero cuando la genética asegura grandes resultados se buscará reemplazar las plantas sin alterar la identidad del viñedo o población. El método más utilizado recibe el nombre de mugrón o acodo y consiste en enterrar el sarmiento de un vid para que éste eche raíces. Una vez que este sarmiento logra enraizarse se corta de la planta madre para que continúe como un nuevo individuo.

 

Cómo reconocer estos vinos. las bodegas acuden a diferentes expresiones para dar cuenta de la edad de los viñedos. Por ejemplo, en francés es “vieilles vignes”, en inglés “old vines” y en castellano se puede leer incluso “viñedo histórico”.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

ver todos

Malbec_World_Day_2024_ca5fef4b59

Radiografía del Malbec argentino

shutterstock_1801887349_e5eb74a40f

¡Tiempo de cosecha, tiempo de fermentación!

shutterstock_320746775_737b534939

Por qué comenzó la vendimia

shutterstock_1187007010_77d24f4a08

Mujeres influyentes en el mundo del vino

shutterstock_1452929633_1_b6cb57b54b

Syrah: lo que no sabés y tenés que conocer

shutterstock88745884jpg_a4900ecd60

Feliz día del Trabajador Vitivinícola

¿POR QUÉ ASOCIARME AL CLUB?