Sé parte del Club. Recibí todos los meses una caja de vinos seleccionados

“Argentina puede convertirse en un fuerte jugador del mercado mundial de las burbujas”

Alejandro Martínez Rosell es un creador de espumosos de alta gama y hoy nos cuenta su visión de estos vinos en el país.

BonVivir

18 de noviembre de 2016

Notas:

Descendiente de una familia catalana de estirpe vitícola, con más de mil años de relación con los viñedos, Alejandro Martínez Rosell es una pieza clave de la historia de los espumosos argentinos de alta gama. Con más de 30 años de trayectoria como enólogo de reconocidas bodegas mendocinas, en 1999 formaría parte de la restauranción de una vieja bodega familiar que se convertiría en el bastión de los vinos elaborados por método tradicional en el país: Cavas Rosell Boher. Desde entonces, desde aquel edificio que construyera su abuelo hace más de cien años, Alejandro, más conocido como Pepe, sentó las bases de la industria de las burbujas de alta gama en nuestro país. Sus creaciones – Rosell Bober Extra Brut y los exclusivos Grand Cuvée Millésimée – resucitaron en Mendoza la voluntad de producir vinos espumosos a partir de assamblage Chardonnay y Pinot Noir mediante el método champenoise. Luego vendrían sus vinos tranquilos, Viñas de Narváez y Casa Boher, que nos tardarían en convertirse en nuevos clásicos del mercado.

Hoy, considerado una de las máximas autoridades a la hora de hablar de espumosos en el país, continua apostando fuerte con sus últimos grandes vinos, Casa Boher Gran Reserva y Rosell Boher Grand Cuvée 70 Meses, único vino argentino en recibir mas de 6 años de crianza sobre levaduras.

A raíz de la incorporación de su Casa Boher Extra Brut en nuestra Selección Alta Gama Fiestas conversamos con él acerca de su visión de la industria actual.

¿Por qué crees que Argentina se convirtió en uno de los países líderes en producción de espumosos? En primer lugar, porque al instalarse la champañera número uno del mundo en nuestro país –Moet & Chandon &

8211; ayudó mucho para traccionar el consumo de la bebida y el crecimiento de la categoría. En segundo lugar, Argentina tiene un enorme potencial para elaborar espumantes, no solo, para los argentinos sino para distintos puntos del mundo, en base a la diversidad de suelos y climas.

¿Cómo ves la evolución del segmento de espumosos en los últimos años? Durante los últimos 25 años el crecimiento de estas bebidas ha sido constante, no solo en volumen sino en calidad. Una clave de este crecimiento es el consumidor local: entendido en materia de espumosos. Este rasgo del mercado nos incentiva a continuar mejorando los vinos y propuestas. Sin embargo tengo la sensación que todavía hay mucho por crecer y pensar. No tengo dudas que Argentina puede convertirse en uno de los jugadores importantes del mercado internacional de las burbujas.

¿Qué cambios en el consumo y preferencias te sorprenden? Los cambios se deben a una mejor oferta, en calidad y cantidad. Sin lugar a dudas también, a un cambio de estilo y costumbres al momento de elegir ésta bebida. Antes solo se elegían estos vinos para algunos eventos especiales y fecha como Navidad y Fin de Año. Hoy el consumo es constante a lo largo del año, con sus lógicos picos de crecimiento en los meses de primavera y verano. Pero ya nadie espera una ocasión puntual para descorchar un espumoso. Si siente ganas de hacerlo lo hace sin importar la temporada.

Ustedes refundaron el segmento de alta gama de espumosos, ¿cómo fue el camino para lograr que el consumidor acepte tus vinos? Efectivamente, desde el inicio, y previamente, se pensó y confió en colocar en el mercado doméstico y externo espumantes argentinos de alta gama. El logro y aceptación por parte del consumidor fue en base a la calidad donde en principio apuntamos sin dejar nada librado al azar. Para ello recuperamos el Método Tradicional, que día a día, estaba quedando relegado. En cuanto a los &

8220;vinos tranquilos” seguimos el mismo principio. Contamos con uvas de gran potencial y la convicción y decisión comercial para ofrecer una gama de productos nobles, de calidad y en una relación de precio que permite al consumidor elegir entre tantas etiquetas Con la seguridad que siempre descorchara un vino que le brindará satisfacción.

Hoy las regiones frías de montaña definen un nuevo perfil a los vinos tintos y blancos, ¿sucede igual con los espumantes? Sin lugar a dudas. En mi caso particular lo comprendí a comienzos de la década de 1980 y decidimos apostar a tener nuestras uvas destinadas para &

8220;vinos base”, en las zonas más altas, con excelente insolación e importante amplitud térmica. Supimos aceptar de muy buena manera, los consejos recibidos oportunamente por grandes conocedores de la Champagne.

Esta año contamos con una etiqueta elaborada por ustedes en nuestra selección Alta Gama para Bonvivir, ¿qué características tiene este producto y cómo recomendas disfrutarlo? Este corte de 70% Pinot Noir y 30% Chardonnay, corresponde a nuestro Casa Boher Extra Brut, un vino con 18 meses de madurez sobre borras finas antes del desborre/deguello. El mismo refleja un espumante muy expresivo, frutado y floral, de gran estructura, lo que permite, no solo su disfrute como bebida sino que es el complemento ideal para acompañar variados platos de comida como frutos de mar, pastas suaves, carnes de cerdo o aves.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

ver todos

tallermitosdelvinojpg_8c9d622249

¿Cuáles son los principales mitos del vino?

Bodega_Argentojpg_d20b8a90b1

Vino orgánico en Argentina

seleccion3jpeg_5560e21d0d

Cómo elaborar un vino tinto

Gustavo_Bertagna_Benmarco_Harvest_Selectionjpg_1d780d583d

Benmarco Harvest Selection, un SINGULAR memorable

Terra_Camiare2jpg_a6dde6ab54

Terra Camiare, la apuesta fuerte del vino cordobés

La_Florita_Aperturajpg_9875cd2121

“El Peral es una región con capacidad de ofrecer vinos únicos”

¿POR QUÉ ASOCIARME AL CLUB?